martes, 28 de abril de 2015

Los oxímoros de la Universidad Popular del Cesar

La Universidad Popular del Cesar atraviesa uno de sus mejores y, paradójicamente quizá, peores momentos.
Por un lado, representando a los buenos momentos del presente contencioso y la lucha popular; la fuerza del cambio estudiantil avanza un poco en dosis mínimas, luchando contra la hegemonía egoísta y burguesa que cada día pretende instalarse más y de lleno en nuestra frágil alma máter. Luchando quizá solamente acompañados de unos pocos que cada día son más, trabajando a través de la autogestión dolorosa que exige el sistema para al menos poder tratar de reivindicar los espacios y los derechos que históricamente nos han sido negados y que de manera colateral generan más conflicto y desigualdad. Mientras hoy se habla hipócritamente de posconflicto, hay conflictos de antaño que siguen vigentes y férreos; que siguen estimulando el desangramiento lento y progresivo de la moral y la dignidad física de la lucha popular.
En pequeñas inyecciones culturales se ha venido administrando el tratamiento para la enfermedad que padece la universidad. Inyecciones, que pretendemos sean continuas y más agresivas. Se han ido creando pequeñas escuelas de pensamiento variado y crítico, desde anarquismo hasta feminismo; formas de ir empezando a formar y a forjar a los nuevos integrantes de los procesos de cambios dentro del claustro y sociedad. De manera paralela y decidida se han empezado las “Noches de Cuentería y Poesía”, un espacio —casi desconocido por la mayoría de los estudiantes por la falta de apoyo de nuestra universidad—  dedicado al esparcimiento literario y académico desde otras perspectivas y escenarios. Ha sido notable el cambio y seguirá siendo notable en la medida que sigamos trabajando para lograrlo de forma real y concreta, sin vacilaciones de ninguna índole.
Por otro lado, representando a los intereses arribistas y politiqueros y los malos momentos, un grupo de pseudopolíticos amangualados con los cafres de la política local, trata de llegar al Consejo Superior Universitario en calidad de representante estudiantil, solamente con la intención de elegir a un rector que seguirá representando los intereses mezquinos y egocéntricos de la burguesía criolla que tiene como intención seguir hiriendo de muerte la educación pública como derecho fundamental.
La hegemonía tartufa avanza enjaquimada y dándole riendas sueltas a la desigualdad y a la falta de conciencia social; generando caos y naturalmente lo que el sistema requiere como alimento para seguir moviendo su aparato de la muerte: guerra.
Buenos aires soplan por la universidad: aires de cambio, de reivindicación, de lucha. Debemos, como universidad pública luchar por nuestros derechos y exigir de la misma manera que se respete la dignidad del pueblo.
Quizás también le interese:
Incesante verdugo
El país más feliz del mundo
El amor me vuelve estúpido
De la individualidad y otras virtudes

1 comentarios:

Eliam Beltran Lopez dijo...

Autor: Andres Cuadro, estudiante de derecho de la Universidad Popular del Cesar. http://ledementia.blogspot.com/2015/04/los-oximoros-de-la-universidad-popular.html

Publicar un comentario

Seguidores

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger