viernes, 24 de octubre de 2014

El sí de los encapuchados

El sí de los encapuchados
 
Hablarán con la rectoría el 29 de octubre
Los grupos clandestinos de la Universidad Pedagógica, famosos por sus protestas y pedreas, aceptaron el llamado al diálogo sobre el futuro del claustro, uno de los más conflictivos del país. Llevan cuatro meses sin tropel.
Por: Élber Gutiérrez Roa
El sí de los encapuchados La sede de la Universidad Pedagógica, en la calle 72, en Bogotá, tiene problemas de infraestructura. / Fotos: Gustavo Torrijos
Cuando el recién elegido rector Adolfo León Atehortúa lanzó su propuesta de reconciliación a los grupos clandestinos que actúan en la Universidad Pedagógica, la idea despertó especial entusiasmo en la comunidad académica por una sencilla razón: no era el fruto de un plan individualista que llegaba a mediados de 2014, sino la muestra de que la nueva cabeza de la institución estaba dispuesta a recoger ideas generadas por consenso desde hace una década.
Sin embargo, existía la expectativa por la respuesta de los directamente aludidos, teniendo en cuenta los antecedentes de confrontación entre directivas y estudiantes. La propuesta de paz —elaborada en consonancia con el ambiente de negociación política que se vive en el país— consiste en que todos los sectores, incluidos los encapuchados, se sienten el 29 de octubre a construir las bases de la nueva Pedagógica. Con una condición: que durante el presente semestre no haya pedreas en la universidad.
Era de esperarse que la condición no les gustara del todo a los estudiantes, pero El Espectador conoció que la Barricada 4-M, uno de los grupos de “capuchos” que allí operan, saludó el diálogo y se mostró dispuesta a acudir a la cita, al tiempo que invitó a los demás conjuntos de estudiantes clandestinos a que consideren la idea. De hecho, pidió a “los compas del Movimiento Bolivariano (MB), al Movimiento Estudiantil Revolucionario (MER), a la Resistencia Popular (RP), al Movimiento Jaime Bateman Cayón (M-JBC) y a los demás grupos clandestinos de la UPN, a que nos unamos en una gran campaña en defensa de la universidad”. No están en total acuerdo con los postulados de la nueva rectoría, pero aceptan discutirlos.
Más elocuente resulta el que sean los mismos encapuchados quienes hoy exijan medidas inmediatas contra las redes de microtráfico que operan en la universidad. Lo ratifican incluso en un comunicado público que circula desde hace un mes en la sede principal de la universidad: “no podemos negar que hay personas ajenas a la universidad que llevan más de cuatro años con su negocio, convirtiendo lugares en la UPN en territorios vetados para los estudiantes”.
Crisanto Gómez, funcionario de la universidad y del sindicato mixto de trabajadores de las universidades públicas nacionales, considera que con esta actitud de los encapuchados “estamos en una suerte de cese de hostilidades” y que fue gracias a mensajes como ese que la institución logró tramitar con éxito la aprobación de la estampilla pro Universidad Pedagógica en el Concejo de Bogotá, tras casi una década de intentos frustrados por sacarla adelante. Con la estampilla, la Pedagógica asegura ingresos por $250 millones durante cinco años para la nueva sede de Valmaría, ubicada en la autopista norte, a la cual serían trasladados casi todos los programas que hoy se dictan en la sede de la calle 72, la cual se quedó pequeña para sus más de 10 mil alumnos.
Los estudiantes también sienten un alivio con este nuevo ambiente de concertación, que ha llevado a que por primera vez en muchos años el semestre académico esté a punto de terminar sin que se haya presentado un solo acto de pedreas. Lo confirma Heiler Lamprea, alumno de filosofía que hace parte del Consejo Superior en representación de los estudiantes, quien aclara que los encapuchados quieren discutir una agenda mucho más amplia. “Diferentes grupos, anarquistas, camilistas y los que se llaman los clanes, se han expresado en comunicados a favor del diálogo del 29 de octubre. Quieren discutir sobre la violencia en la universidad, pero también sobre la jibarización, la desfinanciación de la universidad y hasta la infiltración de policías. No es sólo hablar sobre el tropel, sino sobre todos los conflictos, empezando por el hacinamiento”.
Como dice Camilo Jiménez, profesor de la licenciatura en educación comunitaria con énfasis en DD.HH. y miembro del sindicato de profesores, la Pedagógica es consciente de su responsabilidad en la construcción de paz desde una academia en la que está representada la amplia variedad de formas de pensamiento del país y por ello es bueno que “aún aquellos que actúan de manera clandestina con capuchas y suelen hacerlo con violencia, participen expresando sus puntos de vista”.
La idea del diálogo está acompañada por esfuerzos de cooperación interinstitucional. La Defensoría del Pueblo y la Personería —antes marginadas de la universidad, al decir de Jiménez— ya tienen acuerdos con la nueva rectoría para la aplicación de protocolos de alertas tempranas, como ocurre en la Universidad Nacional. Estos son una garantía para la comunidad universitaria en casos de agresiones o violaciones de derechos humanos. Así, por ejemplo, se comenzarán a trazar derroteros sobre la relación con el personal médico.
¿Qué posibilidades de éxito tienen estos acercamientos? Eso depende de la voluntad de las partes, pero Gudrum Kern, profesora de tiempo completo en la Facultad de Humanidades, es optimista. Le da buena espina que el rector Atehortúa haya tenido entre sus primeros actos de gobierno el de reunirse con los tres sindicatos de la Pedagógica para reinstalar la mesa de diálogo suspendida en junio pasado. Kern cree en ese tipo de mensajes. Y cree aún más en la universidad pública de calidad, como esa en la que ella fue formada en su Alemania natal. Es más, le extraña que, siendo la educación superior pública clave para el desarrollo del país, haya gente a la que parezca no importarle el tema en Colombia.

@elbergutierrezr

1 comentarios:

Liliana Fajardo Chica dijo...

DEJÉMONOS DE VAINAS Y VAMOS A: http://www.monografias.com/trabajos101/convocatoria-intelectualidad-colombiana/convocatoria-intelectualidad-colombiana.shtml

Publicar un comentario

Seguidores

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger